Introducción en Quiromasaje por Pilar Moya

Historia:

La historia del masaje corporal está muy documentada en muchos textos históricos y aunque realmente es muy difícil determinar la época concreta de su nacimiento sí se p

uede llegar a una conclusión clara y concisa: » el masaje es tan antiguo como el ser humano» o, dicho de otra forma, existe desde el origen del hombre prehistórico, y eso ha quedado demostrado gracias a dibujos pertenecientes al período de la prehistoria. Si bien el término «masaje» es bastante reciente, su práctica data de tiempos muy remotos y se le ha reconocido como la práctica curativa más antigua de la humanidad, además de ser el método más natural e instintivo para aliviar un dolor o molestia corporal. ¿Quién no ha seguido el impulso de frotarse o masajearse alguna zona del cuerpo que sientes dolorida por un golpe, por un mal gesto, por una mala posición, por cansancio o simplemente por el gusto de relajarse? Ciertos trabajos de investigación han permitido establecer que, en casi todas las antiguas culturas, se practicaba alguna forma de quiromasaje y que estos conocimientos se expandieron por todo el mundo, de oriente a occidente. Se cree que la práctica del quiromasaje se extendió hacia Europa desde el Este y que floreció hacia el 300 A. C. Egipto, Grecia, Roma, el Islam, la edad Media, el Renacimiento…., todos han dejado huella en la historia del quiromasaje.

Qué es el Quiromasaje

Etimológicamente «quiro» es mano, y “masaje”, es el método manual o instrumental que se manifiesta con movimientos y manipulaciones.

Quiromasaje significa literalmente “masaje con las manos” y se usa dicho término para diferenciarlo del masaje aplicado mediante aparatos electromecánicos.

Sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples hasta el desarrollo específico de algunas de ellas, para aliviar dolencias concretas de nuestro cuerpo u organismo.

El quiromasaje se define como el conjunto de movimientos sistemáticos manuales o mecánicos practicados sobre los tejidos blandos del cuerpo humano mediante técnicas como la fricción, el amasamiento, la compresión, los golpeteos, etc., cuyas finalidades entre otras es la reactivación de la circulación, la relajación muscular, el alivio del dolor, la recuperación del equilibrio metabólico junto con otros beneficios físicos y mentales.

Los métodos de quiromasaje que suelen utilizarse en la actualidad proceden directamente de los sistemas suecos, alemán, francés, inglés, chino y japonés. El quiromasaje corporal se basa en los conceptos occidentales de conjugar anatomía y fisiología, empleando en él las técnicas tradicionales de manipulación como son: el Effleurage, el Pretissage, la Vibración, la Fricción y el Tapotment.

Si es verdad que existen muchos métodos excelentes de quiromasaje aunque el sistema sueco sigue siendo el más extendido, provocado por la gran versatilidad que éste quiromasaje admite pudiéndosele incorporarle muchas otras técnicas al mismo.

 

Quiromasaje Holístico (sueco)

El quiromasaje holístico es el cuidado del usuario a todos los niveles.

Holístico es relativo al “Holus”: Doctrina que propugna la concepción de cada realidad como un todo distinto de la suma de las partes que lo componen.

Para explicarlo mejor significa que no podemos ver algo a partir de una de sus caras sino todas en su globalidad, por ejemplo, si estudiamos el concepto holístico del ser humano, vemos que «El ser humano, en su totalidad, es mente- cuerpo- conciencia. Lo que afecta en una de las partes, tiene influencia en los demás”.

El quiromasaje es un arte milenario que se ha practicado en todas las culturas alrededor del mundo, como medio para recuperar la salud y conservar la mente y espíritu en armonía. La experiencia de un buen quiromasaje es capaz de transportar al receptor a un profundo estado de serenidad y calma; de establecer un contacto íntimo consigo mismo y devolverle la salud y vitalidad a varios niveles.

El cuerpo es el lugar de las emociones, es el templo que guarda todas las memorias de la historia personal. El cuerpo mantiene secretos debajo de la piel, y cuando son liberados por medio del quiromasaje, el receptor puede sentirse renovado y rejuvenecido, al saberse libre de aquella pesadez que limita su pleno existir. Hoy en día, los beneficios del quiromasaje están comprobados por la ciencia moderna, aunque en el oriente han sido utilizados hace miles de años como método eficaz de curación.

 

Quiromasaje en España

El Término Quiromasaje nace en España, concretamente en Barcelona en (1920) y fue el Dr. Vicente Lino Ferrándiz García quién después de unos años en el extranjero regresó a España con las técnicas aprendidas y las introdujo en nuestro en país con el término Quiromasaje. Esto requiere gran habilidad con las manos y conocimiento completo de la anatomía y fisiología del organismo humano de modo que el terapeuta actúa de manera fundamentalmente científica y no autómata, como precedían la mayoría de quiromasajistas.

Tras unos años, cosechando éxitos en su trabajo, en el año 1933 funda la “ESCUELA ESPAÑOLA DE QUIROMASAJE”. El quiromasaje es una técnica manual aplicada mediante presiones, fricciones, percusiones o estiramientos dependiendo del problema a tratar. Al trabajar sobre tensiones musculares, facilita el desbloqueo de articulaciones. Se mejora el drenaje de fluidos (linfa, sangre) y se mejora el funcionamiento de los órganos. Y por supuesto consiguiendo un efecto relajante y tonificante.

 

Beneficios del quiromasaje

Resumen a nivel físico:

  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Incrementa el sistema inmunológico.
  • Relaja los músculos.
  • Ayuda al desecho tóxico.
  • Calma el sistema nervioso.
  • Disminuye notablemente las enfermedades ocasionadas por el estrés.
  • Exfolia y promueve la regeneración celular.
  • Estimula la producción de químicos cerebrales que generar bienestar.
  • Elimina el insomnio.

Resumen a nivel mental y espiritual:

  • Aumenta la conciencia de sí mismo.
  • Silencia la mente.
  • Favorece la concentración y la claridad mental.
  • Crea consuelo y sanación.
  • Desbloquea emociones atrapadas entre los tejidos.
  • Funciona como antidepresivo y anticolérico.
  • Sensibiliza profundamente.

Un buen quiromasaje nos hará sentirnos mejor, sobre todo está indicado en casos de:

  •  Estrés y tensiones.
  •  Cansancio físico y mental aumentando la productividad.
  •  Dolores musculares.
  •  Rigidez muscular o de las articulaciones.
  •  Agujetas.
  •  Mala circulación.
  •  Problemas de digestión, asimilación de alimentos o eliminación.
  •  Es antiarrugas y previene la formación de manchas.
  •  Dolor de cabeza y dolor ocular.
  •  Insomnio.
  •  Espasmos musculares.
  •  Flacidez y obesidad combinado el quiromasaje con ejercicio y dieta.
  •  Esguinces (no en la fase aguda).
  •  Acelera los procesos curativos.
  •  Falta de autoestima y confianza.
  •  Movilidad limitada.
  •  Edemas (por movilidad).
  •  Tensión baja.
  •  Embarazo (4-9 meses).

El quiromasaje no es una cura mágica, pero si representa una ayuda segura y beneficiosa para todo el mundo, niños o ancianos.

 

Experiencia personal

He tenido la suerte de poder trabajar como quiromasajista, en un hotel, durante varios años. Un hotel donde hay clientes que repiten año tras año. Ha sido para mí muy gratificante, ver como los clientes venían buscándome para repetir mis quiromasajes y como me hacían comentarios como “Vuelvo cada año para poder recibir un masaje contigo” o “Vente a trabajar a mi país y tendrás trabajo asegurado con esta técnica”.

Personalmente pienso que si tenemos una buena formación, nos gusta dar masajes y amamos esta profesión, transmitimos ese amor y bienestar en cada una de nuestras técnicas.

Recuerdo el caso de una señora de Inglaterra, que había venido de vacaciones, un poco, presionada por su marido. En su país, estaba en tratamiento psicológico porque nunca se encontraba bien del todo, y esto le había provocado una pequeña depresión y se sentía muy apática a todo. Igual de presionada, su segundo día de estancia en el hotel, vino a recibir un quiromasaje. Era la primera vez que recibía este tipo de técnica. La señora terminó la sesión impresionada por lo bien que se encontraba y no paraba de darme las gracias. En su semana de vacaciones volvió a repetir, esta vez de forma voluntaria, y me comentó que el masaje le hacía sentir tan bien, que cuando volviera a su país, iba a continuar recibiendo quiromasajes.

Me hace feliz que las personas descubran los beneficios de una sesión de quiromasaje y lo introduzcan en sus vidas para ayudarles a conseguir su propio equilibrio.

 

Nuestro curso

Los estudiantes aprenderán a realizar un masaje profesional, usando las técnicas comunes del masaje en una rutina de una hora enfocada a la relajación muscular y bienestar en general.

El curso  de Quiromasaje Profesional tiene una duración de 270 horas repartidas en 34 clases presenciales durante 9 meses más 20 clases por videoconferencia de anatomía y fisiología y se divide en dos partes:

El quiromasaje holístico se puede cursar de manera independiente.

Las clases son un día a la semana, 4 horas por clase. A nivel teórico, se estudia Anatomía y Fisiología partiendo desde un nivel básico adaptado a todos los niveles (clases por videoconferencia). A nivel práctico, las técnicas propias del quiromasaje. Después de realizar este nivel, habrás aprendido a realizar un masaje general de cuerpo completo de una hora de duración. Al finalizar el quiromasaje holístico, debes realizar un examen teórico y un examen práctico y presentar un caso real (PPS), una vez superado esto con éxito, obtendrías un certificado por las 100 horas formativas.

Si deseas continuar pasarías a quiromasaje avanzado y deportivo (los 5 meses aprox. restantes), alcanzando conocimientos más elevados y obteniendo una mayor profesionalización: como trabajar con grupos musculares concretos, técnicas básicas de masaje deportivo, trabajar en mayores zonas de tensión, etc. Al finalizar el curso completo y haber superado la evaluación (para lo cual deberás realizar un examen teórico, un examen práctico y entregar unos PPS) recibirás el diploma de 230 horas formativas.