Introducción al Reiki

Reiki es un término japonés para designar la energía de vida universal. “Rei” denota algo misterioso, sagrado y “ki” se usa para denominar la energía del universo. Reiki puede entonces definirse como la energía cósmica que está detrás de toda la vida.

La práctica de Reiki ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una terapia complementaria y ya son muchos los terapeutas que aplican Reiki para intensificar los resultados de su trabajo. Reiki es una herramienta económica, renovable, ilimitada y muy flexible que ha sido implantada con éxito en hospitales y diferentes centros de salud de muchos países que han investigado los beneficios de esta técnica milenaria.

La sesión de Reiki aumenta la habilidad natural del cuerpo para recuperar la salud. Aumenta la vitalidad y la energía, las funciones del cuerpo, de la mente, las emociones, la esencia, el espíritu y el aura. La sesión de Reiki libera la energía bloqueada, promueve la relajación y reduce el estrés. La energía de Reiki tiene una inteligencia innata y va dondequiera que necesite el cuerpo y el aura. Ayuda a limpiar el cuerpo de toxinas energéticas y físicas, aumenta su poder con el tiempo, aumenta la energía, la intuición, la meditación y la evolución espiritual.

Reiki trabaja también en plantas, animales, e incluso máquinas, se puede usar en la curación de la Tierra y ha sido usado cuando ha ocurrido acontecimientos en el mundo. Reiki trabajará para usted personalmente y es también una herramienta que usted puede usar para ayudar a otros.

Los buenos pensamientos hacia otras personas y hacia uno mismo también es pura energía Reiki. Podemos dar Reiki al dar un apretón de manos, un potente abrazo, con la mirada, el aliento y la palabra.

Hay que dejar que la energía fluya de manera natural y así, de esta manera el Reiki nos ayudará a cambiar internamente nuestra manera de pensar, que será más positiva y armoniosa.

 Un poco de historia

 

MikaoUsuiMikao Usui nació en Japón en 1865. Se dice que fue sacerdote cristiano e impartió clases en la Universidad Cristiana de Kyoto. Desde Japón, se dice que fue un practicante budista, casado y con dos hijos. Pasó un largo periodo de su vida estudiando la medicina oriental, el taoísmo, los sutras budistas y la biblia cristiana, y continuó sus investigaciones viajando por China y Norteamérica. Volvió a Japón para ahondar en las escrituras budistas y los registros de bibliotecas y monasterios de Kyoto, con el fin de comprender el método y las sanaciones practicadas por la figura del Buda Gautama hace miles de años.

Se dio cuenta de que los monjes, aunque conscientes de la sanación a un nivel físico, se enfocaban más en sanar sus vidas en la esfera espiritual sabiendo que el conocimiento de la sanación física les sería revelado a través de la meditación una vez que se hubieran iluminado. Sin perder su objetivo de vista, Usui se instruyó en chino y en sánscrito para poder leer él mismo los Sutras originales para acabar encontrando en ellos la sencilla fórmula que había estado buscando.

Para comprobar que era efectiva, decidió pasar veintiún días en el monte Koriama cerca de Kyoto, un lugar al que la gente iba a menudo a ayunar y meditar. Antes del amanecer del último día de meditación, una luz parpadeante comenzó a aproximarse a él y a pesar de su aprensión se dio cuenta de que se trataba de una prueba. Se relajó y superando su miedo, dejó que la luz le impactara entre sus ojos. Tuvo una experiencia mística y se le reveló el poder, la fuerza y la comprensión que tanto había buscado.

Los cinco principios

Usui entendió que no solo había que curar el cuerpo físico, sino que también había que ayudar a los demás a emprender su propia curación, llevando esto un cambio de actitud en la vida, apartando los pensamientos negativos y abriéndose al amor, a lo positivo.

Solo por hoy, no te preocupes

Solo por hoy, no te enfades

Solo por hoy, se amable con todos los que te rodean y respeta a todo ser vivo

Solo por hoy, realiza tu trabajo honestamente

Solo por hoy, agradece todos los regalos de la vida

Estos principios implican una forma de vida basada en el amor incondicional, la confianza en ti mismo y el respeto a los demás.

Los chakras

chakra healing

Aparte del cuerpo físico, el ser humano dispone de cuerpos o capas, canales (nadis) y centros (chakras) energéticos. Chakra es un término sánscrito utilizado por los vedas para los centros o vórtices energéticos del cuerpo humano y puede traducirse como «rueda» o «círculo». Tenemos 7 chakras principales.

Entre las funciones principales de los chakras están la recepción, acumulación, transformación y distribución de la energía universal.

Ejercicio para observar la energía universal

Miramos al cielo en un día soleado sin fijarnos en ningún punto fijo. Dejemos que la mirada vague. Al cabo de un rato podemos ver puntos serpenteantes que van y vienen, garabateando en todas direcciones. Si seguimos observando captamos la sincronía de toda la energía.

Niveles de Reiki

Nivel I

Este nivel es una introducción al sistema Reiki, pero ya de por sí es un nivel muy completo e independiente. En este sistema se aprenden los conceptos básicos sobre Reiki: Qué es, para qué sirve, su historia, los principios de Reiki, Chakras, etc. A nivel práctico, el alumno recibe una iniciación de Reiki, lo alinea con la Energía Universal y le despierta la capacidad de canalizar dicha energía. Después de realizar este nivel, ya se puede practicar Reiki en uno mismo y con otras personas. El primer nivel está indicado para todo el mundo.

Sirve para encontrar las zonas del cuerpo donde está atrapada la energía y enviarlas a donde más haga falta, además permite la limpieza del cuerpo espiritualmente y una purificación que, entre muchas cosas permite conectarse con la energía Reiki.

En este nivel se alinean los Chakras permitiendo que la energía circule en el cuerpo con libertad y con ello otorgándole un equilibrio a su capacidad de autocuración.

Nivel II

Para poder hacer este nivel, es un requisito que hayamos hecho el nivel anterior. Cuanto más tiempo hayamos practicado el nivel I, más provecho le sacaremos al II. En este nuevo nivel se aprende el uso de símbolos y la transmisión de energía a distancia. No solo transmitimos energía con la imposición de manos, sino que también podemos enviar energía mentalmente a una persona que no está cerca de nosotros.

Es un nivel más completo y permite una conexión más profunda, con la fuerza, el amor y la luz existente en el cuerpo. Es utilizado para despertar el ser curativo que todos tenemos y conocer un poco más los símbolos que complementan este nivel.

Este es el nivel indicado para sanar problemas mentales, emocionales, y molestias como, estrés, depresión y migraña. Aprenderás 3 símbolos que ayudaran a activar y guiar la energía, las emociones en el tiempo y espacio.

Nivel III

El tercer nivel eleva la vibración de nuestro campo energético y nos ayuda a depurar las energías negativas que pueden bloquear nuestros sistemas mental y emocional.

Este nivel es conocido como “la maestría interna”. Aquí cerramos la parte de sanación del Reiki, y se aprende a realizar una cirugía psíquica, que es una técnica de sanación muy potente. Se da un enfoque más espiritual del Reiki, tanto a nivel personal como terapéutico. Lo que nos parecía misterioso de este método, comienza a ser parte de nuestro día a día.

En este nivel se recibe un nuevo símbolo que se refiere a la sabiduría.

Maestría Reiki

Siendo el último nivel, hay que decir que solo es posible llegar a él si se han completado los niveles inferiores. En este nivel ya se puede transmitir los conocimientos Reiki a otra persona o grupo de personas. Se explica el proceso de iniciación para cada uno de los diferentes niveles.

La maestría representa la cúspide de este método, aunque siempre hay que ir más allá. Hay que contar con madurez espiritual y emocional que nos permita conectarnos con esas fuertes energías localizadas en el cuerpo. En este nivel el proceso de transmisión de energía, es perfecto.

En la Maestría se reciben nuevos símbolos, un símbolo que armoniza y equilibra los chakras y un símbolo de la iluminación, del poder y la protección.

 

Experiencia personal

Quiero comentaros que cuando descubrí el mundo del Reiki, se abrió ante mí, un mundo nuevo. Yo quería incorporar el Reiki a mi día a día, y noté como esa energía quería formar parte de mí. Siempre he pensado, y lo sigo haciendo, que el Reiki quiere hacer de mí, una mejor persona.

No encuentro las palabras para poder describir la sensación de sentir “algo” que fluye y lo notas en la palma de tu mano: es maravilloso. Con la práctica, esas sensaciones van aumentando, por ejemplo: puedes notar que no estás sólo en una habitación, te sientes acompañado; pueden venir imágenes a tu cabeza, colores e incluso olores.

Cuando hacemos una sesión Reiki, nos inunda una sensación de paz y esa es la sensación que queremos en nuestras vidas.

Cuando yo me inicié en Reiki, ya era quiromasajista y empecé a incorporar esta técnica en mis sesiones de quiromasaje. Me pareció increíble cómo sólo con unos minutos, los clientes podían sentir “algo especial”. Recuerdo, a una clienta que vino para recibir un quiromasaje y a la que le ofrecí dar al final de la sesión unos minutos de Reiki. Al terminar, la clienta, aún tumbada sobre la camilla, empezó a llorar y no podía parar. Después de unos minutos me comentó que, aunque se sentía de maravilla, tenía la necesidad de llorar. Ni ella misma podía explicárselo. Cuando se despidió de mí, se encontraba extrañada por lo sucedido pero muy relajada y contenta. De hecho, a partir de aquí, intercalaba sesiones de Reiki con sesiones de quiromasaje.

Espero que todo esto, haya despertado vuestra curiosidad y vuestras ganas de introduciros en el mundo de las energías. Tengo que deciros que en todos los cursos hay alumnos, a los que el Reiki cambia su vida. Para mí es como descubrir el lado bueno de todo. Estaré encantada de poder guiaros un poco por este sendero, de teneros en nuestro próximo curso y de formar grupo con vosotros; hablar, meditar e intercambiar energías y experiencias. Dejemos que el Reiki sea la luz en nuestro camino.

Pilar Moya

Durante mucho tiempo trabajó como auxiliar administrativo y en 2009 llegó a este sector considerándolo un hobby. Lo que empezó siendo un pasatiempo, se convirtió en  su día a día y en su gran pasión. Tiene estudios de Estética, QuiromasajeReflexologíaKinesiología, Reiki y Osteopatía. Actualmente combina la formación con su trabajo en uno de nuestros centros donde es muy querida por su profesionalidad y su carácter afable. Es la formadora  NATURACLASS  de los cursos de quiromasajetécncias de SPA , Reiki y depilación con cera.

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse. Para más detalles, por favor consulta nuestra Administración.
I Accept