La reflexología podal es una técnica naturopática basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados zonas de reflejo. Supone la aplicación de un quiromasaje manual, aplicando presiones en áreas reflejas de los pies para producir efectos específicos en otras partes del cuerpo.