Usos beneficiosos de las plantas que tenemos en nuestro supermercado para la salud -COMINO

Seguimos  con nuestra serie de artículos sobre los beneficios  para la salud de las plantas que tenemos alrededor y este artículo lo vamos a dedicar al  COMINO (Cuminum cyminum L.) también conocido como comino común, comino fino, comino hortense, falso anís. Una planta que añade sabor a nuestra comida y no falta en la comida mediterránea y española.

Hábitat. Es una especie muy antigua, originaria de Asia occidental y en particular del Turquestán. Extendida por toda la región mediterránea. Cultivada en algunos países de América.

Partes utilizadas. Los frutos

Descripción. Planta herbácea anual, pequeña, con tallos erectos, redondos, algo angulares y ramificados. Hojas de color verde pálido y divididas en segmentos filiformes como las del Hinojo. Flores pequeñas y coronadas por las brácteas, de color blanco o rosado, se agrupan en umbelas pedunculadas de unos cinco radios. El fruto es un aquenio oval, fusiforme y alargado. La semilla posee cinco surcos principales y despide un intenso olor y sabor. Sabor cálido y acre.

Usos culinarios. – Especia culinaria muy utilizada en Oriente, África del Norte y en Andalucía. – Se puede utilizar el comino entero o molido. – Esta planta se cultiva sobre todo por sus pequeñas semillas picantes, casi negras y con forma de óvalo puntiagudo. – Comúnmente se han utilizado las semillas de comino para salpicar panes y panecillos con este fruto. – La semilla de comino combina bien con la col, el arroz y la col fermentada y se añade a las carnes de caza y los pescados. – En España el comino es un elemento fundamental para los embutidos y confiere un sabor característico a las chacinas  de la sierra de Cádiz y otras  serranías andaluzas, algo que puede ser un recuerdo del uso de esta especia entre los árabes. – Si se emplea con discreción, el comino combina con especias exóticas.

Fitodinamia. Estomacal, espasmolítica, carminativa y discretamente sedante, galactógena

 Indicaciones (DM). Apetito, dispepsias, aerofagia.

 Preparados y posología.

  • Se utiliza principalmente como condimento.
  • Infusión: 2 gr. ( la punta de una cucharadita de las de postre) enteros o ligeramente machacados, por cada taza de agua, tomar 1 taza después de la comida y otra después de la cena. A los bebés se le puede administrar 2 – 3 cucharadas de esta misma infusión después de cada toma de alimento.
  • Decocción: 30 gr. de semillas / l. de agua, hervir 5 min. e infusar 10 min., tomar 1 taza después de cada comida (dispepsias). 30 gr. de semillas / l. de agua, hervir 3 min. e infusar 10 min. , tomar 1 taza después de las comidas (dolores ulcerosos).
  • Polvo: 1 gr. después de cada comida, disuelto en agua o leche. Extracto fluido (1: 1): 25-50 gotas, una a tres veces al día. Tintura (1: 10): 50-100 gotas, una a tres veces al día.
  • Cápsulas (25 a 50 mg/cáps, 2 a 3 al día).
  • AE: 1 – 3 gotas, 3 veces / d.

Observaciones. El efecto sedante resulta especialmente observable si se utiliza su aceite esencial, que provoca una relajación muscular y cierto efecto analgésico y discretamente soporífero.

Precauciones. El aceite esencial en dosis elevadas tiene un efecto neurotóxico. El aceite esencial de comino es fotosensibilizante: evitar la exposición al sol si se aplica tópicamente.

Contraindicaciones. El AE no recomendado en niños, ya que puede provocar convulsiones. Hiperestrogenismo. Salvo indicación expresa, recomendamos abstenerse de prescribir aceites esenciales por vía interna durante el embarazo, la lactancia, a niños menores de seis años o a consultantes con gastritis, úlceras gastroduodenales, síndrome del intestino irritable, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, hepatopatías, epilepsia, Parkinson u otras enfermedades neurológicas.

Bibliografía.

  •  Bézanger-Beauquesne,  L;  Pinkas,  M;  Torck,  M.  Les  Plantes  dans  la Therapeutique Moderne. 2ª. Paris: Maloine, 1986, pp. 177-8.
  • Bézanger-Beauquesne, L; Pinkas, M; Torck, M; Trotin, F. Plantes Médicinales des Regions Tempérées. Paris: Maloine, 1980, pp. 232-3.
  • Bruneton, J. Elementos de Fitoquímica y Farmacognosia. Zaragoza: Acribia, 1991, p. 262.
  • Marles, R; Farnswoth, NR. Antidiabetic plants and their active constituents. Phytomedicine; 2 (2), 137-189.
  • Mulet,  L.  Estudio  Etnobotánico  de  la  Provincia  de  Castellón.  Castellón: Diputación Provincial, 1991, pp. 139.
  • Mulet, L. Flora tóxica de la Comunidad Valenciana. Castellón: Diputación Provincial, 1997, p. 513.
  • Paris, RR; Moyse, M. Précis de Matière Médicale. Tome II. Paris: Masson, 1967, pp. 479-80.
  • Peris, JB; Stübing, G; Vanaclocha, B. Fitoterapia Aplicada. Valencia: M.I. Colegio Oficial de Farmacéuticos, 1995, pp. 229-30.
  • Trease, GE; Evans, WCh. Farmacognosia. México D.F.: Interamericana– MacGraw-Hill, 1991, pp. 472.
  • Van Hellemont, J.  Compendium  de  Phytotherapie. Bruxelles:  Association Pharmaceutique Belge, 1986, pp. 123-4.
  • Villar, L; Palacín, JM; Calvo, C; Gómez, D; Montserrat, G. Plantas Medicinales del Pirineo Aragonés y demás tierrras oscenses. 2ª. Huesca: Diputación Provincial, 1992, p.76.